Beneficios de la práctica regular de posturas de yoga

Beneficios de la práctica regular de posturas de yoga

 

Cada cuerpo es distinto y no debemos compararnos con nadie, por ello, debemos adoptar cada pose hasta donde nos resulte cómoda: «forzando sin forzar». La belleza de poses complejas puede hacer que olvidemos una vez más nuestro cuerpo y terminemos con una frustración o incluso con una lesión.

Con la práctica de ásanas, trabajando con el cuerpo, buscamos conectar con nuestra parte más profunda, abandonada pero real, a través de la que somos más conscientes de nuestros potenciales, recursos; y también de miedos y resistencias.

La práctica regular conlleva múltiples beneficios para el cuerpo-mente.

  •  Alimentamos la paz interior, lo que nos lleva a ser más ecuánimes.
  •  Somos más conscientes del momento presente.
  •  Aprendemos a escuchar a nuestro cuerpo y a responder adecuadamente.
  •  Mejora la flexibilidad de la columna vertebral.
  •  Las articulaciones ganan movilidad.
  •  Los músculos se tonifican e irrigan plenamente con sangre oxigenada.
  •  Se regula y estimula la actividad de órganos y glándulas.
  •  Estimula el sistema linfático y el metabolismo.
  •  Fortalece el sistema nervioso y el sistema inmunitario.
  •  Estabiliza y normaliza la circulación y la presión sanguínea.
  •  La piel permanece fresca y clara.

Más vale un gramo de práctica que
una tonelada de teoría.
Proverbio oriental

Las cartas de Yoga a la carta no incluyen instrucciones específicas para desarrollar las distintas ásanas. Las razones de esto son múltiples, entre ellas:

  • La ejecución de las ásanas —en particular las de nivel medio o avanzado— debemos aprenderla de alguna persona competente. Existe riesgo de lesión o de no gozar de los beneficios del ásana de no hacerlo así.
  • Las imágenes de las cartas solo son un recordatorio general de la pose. Existen maneras diversas de adoptar una posición: depende de la escuela, de nuestra profesora o profesor. En lugar de emular la foto, mejor realicemos la postura como nos han enseñado. Dicho de otra forma, no nos adaptamos a la foto, sino que adaptamos la foto a nuestro saber. Por ejemplo, la postura del árbol (9.1) puede realizarse con el pie sobre la rodilla o con el dorso del pie sobre el muslo, etcétera; pero, por cuestiones de espacio, solo incluimos un árbol que cada cual puede ejecutar como prefiera.
  • En ocasiones, una misma pose tiene nombres distintos para distintas escuelas; o un mismo nombre identifica distintas ásanas. Nuevamente, interpretamos las imágenes de las cartas como hayamos aprendido o prefiramos.

 

He sido un buscador y lo sigo siendo,

pero paré de mirar en libros y estrellas

y empecé a escuchar a las enseñanzas de mi alma.

Rumi

Comparte:

 

Un comentario

  1. indio dice:

    Qué interesante!
    Más vale un gramo de práctica que
    una tonelada de teoría.
    Proverbio oriental

    gran verdad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *